Redacción de contenidos de blog: 7 errores que deberías evitar

/ December 12, 2020 / No Comments / In Contenidos & SEO / By

Una buena creación de contenidos dentro de tu estrategia de content marketing es como un chef yendo a comprar los huevos más frescos para un pastel. 

Sin ingredientes top, el producto final no sería ni de lejos tan tentador como podría ser; y probablemente no sería capaz de despertar los “oohs” y “aahs” necesarios para alcanzar el objetivo final. 

En el caso del chef, es para estimular los paladares de sus clientes y hacer que vuelvan a por más. En el marketing de contenidos es similar: para mantener a tu audiencia enganchada y moverla a la acción. 

Puede que tengas una estrategia de blog en marcha y un calendario editorial que guíe tu producción de contenidos. Pero a la hora de la verdad, sin una buena redacción de contenidos que respalde tu planificación, te quedarás muy lejos de alcanzar tus metas. 

Si quieres clientes golosos que saliven por tus pasteles, entonces necesitas ejecutar tu receta de marketing de contenidos como un maestro repostero: haciendo pruebas de todo tipo, cuidando cada detalle y midiendo al milímetro las cantidades.

Y eso también pasa por cometer el menor número de errores posible. 

En este post, hablaremos de los 7 errores más comunes que deberías evitar en la creación de contenidos de blog. 

Error de redacción de contenidos #1: centrarte sólo en tu producto

Uno de los errores más comunes que vemos cada día en la creación de contenidos de blog es centrarse demasiado en el producto.

Sí, necesitas redactar artículos sobre los detalles de tu producto y sobre cómo funciona para educar a tu audiencia. Pero desde luego, tu blog no debería estar centrado sólo en eso.  

Centrarse demasiado en el producto es negar la etapa de reconocimiento del buyer’s journey. Y dado que es una de las tres etapas y la que aglutina el mayor volumen de búsquedas, eso significa perderse una cantidad sustancial de tráfico orgánico.

Al trabajar en la creación de contenidos para tu blog, necesitas incluir contenidos que ayuden a tus potenciales clientes a aprender más –y no sólo sobre tu producto–. 

Aléjate un poco del día a día de tu empresa, y toma un poco de perspectiva sobre los problemas de tu audiencia. 

Crea contenidos sobre los principales problemas que tu producto resuelve, tu industria e incluso, si fuera relevante para tus lectores, sobre sectores relacionados con el tuyo. 

Por ejemplo, si eres un transitario que ofrece transporte marítimo, no publiques contenido sólo sobre tus servicios. Amplía tus miras y habla sobre el sector logístico, sus retos y complicaciones, o sobre temas de aduanas y comercio internacional.

Error de redacción de contenidos #2: demasiado corporativo

Acabas de conseguir una cuenta brutal. O quizás, como startup, acabas de cerrar una nueva ronda de financiación. 

Sí, es perfectamente normal e instintivo querer que el mundo conozca tus logros. 

Pero eso no significa que este tipo de noticias dominen tu creación de contenidos. Y esto tiene mucho que ver con el primer error de esta lista. Necesitas atacar todas las etapas del buyer ‘s journey. 

Tu blog debería estar repleto de artículos que ayuden a tus clientes potenciales a solucionar los problemas a los que se enfrentan. Y es poco probable que eso suceda leyendo sobre un trato recién firmado por tu empresa. 

Ahora, eso no significa que no debas publicar estos esfuerzos, porque sí deberías. Después de trabajar tan duro para cerrar un trato o conseguir financiación, lo último que quieres es que pase desapercibido. 

Dicho esto, quizás el blog no es el mejor lugar para ello. 

Por ejemplo, una buena práctica sería tener una sección específica para los contenidos corporativos. 

Si prefieres mantenerlos en tu blog, quizás puedes asignarles una categoría propia y/o separarlos de alguna manera del resto de tus contenidos de blog, por ejemplo destacando visualmente otro tipo de contenidos. 

Tu blog debería parecerse más a una colección de recursos de ayuda que a la portada de un periódico. 

Tu blog debería parecerse más a una colección de recursos de ayuda que a la portada de un periódico. Click To Tweet

Error de redacción de contenidos #3: contenidos regurgitados

Levanta la mano si te has encontrado alguna vez con el mismo contenido, regurgitado una y otra vez (y no, no en el mismo blog, sino en artículos de distintas webs que tratan el mismo tema).

Cuando se trata de buscar material para argumentar sus artículos, el primer paso de muchos redactores de contenidos es… lo adivinaste: Google. 

¿Y quién puede echarles la culpa? Es decir, no hay nada que no puedas encontrar en Google hoy. El problema es cuando esta información no se corrobora, se amplía y se enriquece con otras fuentes, puntos de vista y recursos propios.  

La regurgitación de contenidos es especialmente obvia con los datos. Mientras que las palabras escritas se pueden parafrasear o sustituir por sinónimos, un número es lo que es. Y no hay forma de cambiarlo sin arriesgar su exactitud. 

Error de creacion de contenidos: información repetida

Para evitar este error, incluye en tus contenidos entrevistas con expertos y referencias a distintas fuentes, investigaciones y datos internos siempre que sea posible. 

Buscar en Google para darle más chicha para tu artículo es una parte natural del proceso de creación de contenidos. 

Pero para producir contenidos originales, que no sean una reorganización de otros contenidos publicados, empieza con este enfoque antes de pasar a Google. 

De esta manera, cualquier material que encuentres en Google servirá de apoyo en lugar de convertirse en el principal ángulo de tus contenidos. Esto te permitirá defender visiones únicas de los problemas que tratas en tu blog y diferenciar tus contenidos del resto de competidores. 

Error de redacción de contenidos #4: contenidos desactualizados

Hablando de usar datos como parte de tu estrategia de creación de contenidos: si los datos e investigaciones propias no son una opción, al menos asegúrate de que los datos de internet de los que estás tirando estén bien actualizados. 

Y no me refiero a mirar simplemente la fecha de publicación del artículo en el que se referencian los datos, sino a acudir siempre que sea posible a la fuente original de información. 

La cantidad de artículos recientemente publicados o actualizados que siguen referenciando datos de hace años te sorprendería. Y es un error grave, porque el contenido puede resultar engañoso para los lectores. 

Claro, puede haber muchos casos en los que simplemente no hay datos actualizados disponibles. 

Por ejemplo, si buscas información sobre los ingresos de los autónomos en Estados Unidos, lo único que encontrarás de la fuente oficial –el US Census Bureau– son datos del 2012. 

En estas circunstancias, considera renunciar a los datos. Pero si no lo haces, asegúrate de mencionar la fecha y de contextualizar el contenido con el momento en el que los datos fueron recabados.

Error de redacción de contenidos #5: fuentes poco fiables

¿Te acuerdas del teléfono roto?

Para refrescarte la memoria, es ese juego de niños en el que un mensaje relativamente largo va pasando de una persona a otra, hasta llegar a la última.

La versión final se compara entonces con la original, desencadenando risas de incredulidad por las enormes diferencias entre las dos versiones. 

Lo creas o no, en internet esto pasa constantemente.

Al citar información de otras páginas o usarla como referencia, evita citar la primera fuente con la que te topes y haz un esfuerzo extra por acudir a la fuente original. 

  • Si es una cita, busca la fuente en la que apareció por primera vez, lo que puede ser una entrevista, un vídeo, un artículo escrito por la persona en cuestión, etc.
  • Si es información corporativa, como datos de facturación, busca en sus notas de prensa o en la sección corporativa de la página web de la empresa. 

Es decir, intenta asegurarte de que la información que usas en tu creación de contenidos sea lo más fiable posible. Esto es particularmente importante en contenidos que están muy basados en datos.  

Ten en cuenta que lo que se considera fiable puede variar de una industria a otra o según el tema. Pero la información procedente de organizaciones oficiales y de agencias de comunicación o consultoras establecidas siempre será una apuesta segura.

(Estamos hablando de Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, McKinsey, Boston Consulting Group, y similares.)

Este tipo de fuentes no sólo tienen acceso a muestras de datos inmensas, sino que también tienen la capacidad y la experiencia necesaria para conducir análisis en profundidad y para generar hallazgos y conclusiones más precisas. 

Error de redacción de contenidos #6: olvidarte de tu buyer persona

Tu contenido de blog será fantástico, entre otras cosas, si conecta con tus lectores. Y la forma más efectiva de conseguir eso es redactar con tus buyer personas en mente. 

Después de todo, el objetivo de tu blog debería ser generar tráfico orgánico, leads y ventas. Así que, ¿qué mejor manera de engancharlos con contenidos con los que se pueden identificar? 

Esto requiere un profundo conocimiento de todo lo que tenga que ver con tu audiencia: sus intereses, qué clase de contenidos consumen, sus problemas, preocupaciones, etc. 

Una vez que hayas construido un perfil lo más completo posible de tus buyer personas, escribe como si estuvieras hablando con ellos de tú a tú.

Literalmente, como si estuvieras charlando con ellos en la mesa de un bar. 

Una vez que hayas construido un perfil lo más completo posible de tus buyer personas, escribe como si estuvieras hablando con ellos de tú a tú. Literalmente, como si estuvieras charlando con ellos en la mesa de un bar. Click To Tweet

Esto equivale a reflejar el lenguaje corporal del otro en una conversación para crear confianza y demostrar entendimiento. Usar el mismo lenguaje con el que tu audiencia habla, escribe y piensa ayuda a reducir las barreras digitales, creando cercanía y conexión.

Cuanto más sientan que les entiendes y empatizas con ellos, más fácil será que vuelvan a tu blog, exploren otros artículos y, en algún momento, se conviertan en clientes. 

Error de redacción de contenidos #7: obsesión con el SEO

¿Se puede estar demasiado enfocado en el SEO? 

No me malinterpretes. El SEO es crucial en la creación de contenidos, no hay manera de negarlo. 

Pero una cosa es tener claro cuáles son tus objetivos y las palabras clave target de tu contenido SEO. Y otra diferente que todos tus artículos tengan que estar centrados en una palabra clave.

Hay otras formas de que tus contenidos sean efectivos que no tienen que ver con el SEO y hay contenidos para los que no necesitas buscar palabras clave como un loco. Por ejemplo, las noticias. 

Por su naturaleza rápida, es imposible obtener volúmenes de búsqueda y saber en qué palabras clave deberías centrarte, porque lo más probable es que todavía no haya suficientes personas buscando contenidos relacionados con el tema. 

Lo verás más claro con un ejemplo. 

Imagina que tu producto es una herramienta de redes sociales y que Facebook acaba de anunciar que adquiere YouTube por la escandalosa cifra de $10.000 millones. 

Es un notición y, teniendo en cuenta su relevancia para tu producto, decides redactar un post inmediatamente sobre el acuerdo y su importancia en tu industria. 

Eso levanta la cuestión: ¿en qué palabras clave deberías centrarte?

Como acaban de anunciarlo, es poco probable que encuentres indicaciones claras buscando en herramientas SEO como SEMrush o Ahrefs.

Sólo puedes confiar en el sentido común, es decir, en los términos de búsqueda por los que la mayoría de la gente buscaría información sobre la noticia.

Y si eres de los primeros (después de los medios) en producir contenido sobre el tema y el artículo es bueno, las probabilidades de que posicione son altas. 

Además, sabemos que a Google le encanta la calidad. Y centrándote sólo en palabras clave, podrías perder la oportunidad de crear contenidos diferentes con un valor añadido, desde ángulos que otros han dejado pasar. 

Y adivina qué, eso mismo podría propulsarte a los primeros puestos de las SERPs. 

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *