Redacción de Contenidos para

Atraer

Nutrir

Convertir

Vender

|

Trabajamos con periodistas y redactores SEO top para conseguir resultados top.

¿Qué es la redacción de contenidos?

El ejemplo más conocido es la redacción de artículos de blog, ¡pero hay todo un mundo más allá! Podemos decir que la redacción de contenidos es el proceso de planificar, investigar, redactar, optimizar y editar textos que se van a consumir en un entorno digital.

Ejemplos de redacción de contenidos

  • Artículos de blog y guest posts
  • Ebooks y guías
  • Landing pages
  • Estudios e informes
  • Posts en redes sociales
  • Textos de email marketing
  • Artículos para medios de comunicación
  • Contenidos comerciales como case studies, one-pagers…

Ejemplos de redacción de contenidos audiovisuales

  • Redacción para presentaciones
  • Redacción de textos para infografías
  • Redacción de guiones
  • Redacción de podcasts
  • Redacción para webinars y cursos online
  • Redacción de checklists, plantillas y recursos online

¿Y la redacción de contenidos para SEO?

En un curioso y pequeño planeta en el que toda respuesta se encuentra en Internet, los contenidos SEO se han convertido en uno de los recursos más codiciados para generar visibilidad online y atraer tráfico orgánico de calidad.

Y los redactores SEO  —al menos los top— dominan el arte de crear contenidos dignos de las primeras posiciones de los rankings de búsqueda. Suelen ser periodistas expertos en marketing, con habilidades muy específicas:

  • Analizan datos (tráfico, palabras clave…)
  • Optimizan textos y etiquetas SEO (title, description..)
  • Encuentran enfoques únicos
  • Se diferencian de la competencia
  • Educan a la audiencia
  • ¡Ah! y redactan como los ángeles

Y como Google ha aprendido a priorizar los contenidos únicos y relevantes (vaya, de calidad), la redacción de contenidos SEO top se ha convertido en el gran requisito.

O como dicen por ahí, en un must.

Beneficios de la redacción de contenidos

La redacción de contenidos te ayuda a llegar a tus potenciales clientes y a convertirlos en… simplemente clientes (¿qué más podrías pedir?).En fin, a vender más.

Este es el objetivo final pero, como diría Yoda, el camino largo es.

Y a lo largo del viaje (el famoso buyer’s journey), a tus compradores debes acompañar y guiar.

¿Cómo? A ver si lo adivinas: exacto, con contenidos.

  • Etapa de descubrimiento: aumentar la visibilidad online, presentar de forma atractiva la oferta, educar a la audiencia.
  • Etapa de consideración: diferenciarte de la competencia, mejorar la imagen de marca, presentarte como un experto.
  • Etapa de decisión: generar credibilidad y confianza, reforzar el posicionamiento.

Tipos de redacción de contenidos

La redacción de contenidos es como una rica ensalada: tienes un ingrediente base (lechuga, pasta o, por qué no, artículos de blog) que no te puede faltar.

Y luego tienes mil posibilidades para dar sabor (de landings a guías interactivas, y de secuencias de email a podcasts). La imaginación es tu aliada… ¡en la cocina y en la creación de contenidos!

redacción de contenidos de blog

Redacción de contenidos de blog

redacción de ebooks, guías, y otros contenidos lead gen

Redacción de ebooks, guías, y otros contenidos de lead gen

redacción de landing pages y copywriting

Redacción de landing pages y copywriting

redacción de notas de prensa

Redacción de notas de prensa

redacción para redes sociales

Redacción para redes sociales

redacción de emails

Redacción de emails

Cómo reconocer una buena redacción de contenidos

¿Sabes reconocer un buen contenido? Aquí tienes algunos elementos en los que te deberías fijar.

Densidad de keywords

La densidad de keywords se refiere al número de veces que aparecen las principales palabras clave en el contenido.

No hay un número mágico, pero las best practices animan a una densidad de keywords entre el 1% y el 3% del total de palabras. Un buen contenido se distingue por integrar en el texto web las palabras clave de forma muy natural.

Estructura y flow

Un buen contenido sigue una estructura que ayuda a comprender la información y a mantener el ritmo de lectura. Incluye títulos y subtítulos para mostrar una jerarquía clara y que permiten al lector escanear el contenido de un vistazo.

El flow se refiere al ritmo. Las ideas deben fluir de una a otra de forma coherente y natural, y haciendo avanzar al lector progresivamente para que entienda los argumentos o se mantenga enganchado en la historia.

Ángulo

El ángulo del contenido es el punto de vista de la pieza y es una de las herramientas más potentes para diferenciarse de los competidores (y esto es crucial en el caso de palabras clave con mucha competencia orgánica).

Un ángulo único ofrece a los lectores nuevas perspectivas, desde las primeras palabras de la introducción. Lo que ya se ha contado 100 veces, nadie lo quiere escuchar, ¡pero las ideas frescas siempre encuentran su lugar!

Variedad visual y de formatos

¿A quién le gusta leer bloques de texto ininterrumpidos? Usar diferentes formatos rompe la monotonía y facilita la lectura. También mejora la comprensión, ya que a veces una imagen (o un vídeo, o una presentación) vale más que 1.000 palabras.

Desde el punto de vista de la estrategia de contenidos, incluir una variedad de formatos aumenta el alcance del contenido, al poder distribuirlo en diferentes canales y plataformas.

Gramática y ortografía

Gramática, sintaxis, ortografía… tres conceptos que nos devuelven al instituto y para muchos son sinónimos de “buuuuh aburrido”. Pero son la base de la redacción de contenidos de calidad.

Los estudios demuestran que un contenido lleno de faltas puede interferir en la intención de compra. Este tipo de errores muestra falta de profesionalismo y compromiso y puede borrar la credibilidad de una marca de un plumazo.

Coherencia

Un buen contenido debe resolver las complejidades de un tema en particular… ¡y no dejar al lector con más preguntas que respuestas!

Aquí es donde entra en juego la coherencia. Significa ser consistente y claro con todo, desde la ortografía (ej. inglés británico vs inglés americano), hasta la terminología o la lógica (ej. que no haya incoherencias cronológicas).

Tono y estilo

Un buen redactor de contenidos se adapta a diferentes estilos y tonos, en función de factores como la etapa del funnel, la audiencia, el tipo de industria o el formato del contenido.

Por ejemplo, los textos web para una landing page, deberían incluir palabras concisas, potentes y persuasivas, mientras que un ebook será más educativo, práctico e informativo.

Fuentes e investigación

El contenido de calidad implica un proceso de investigación exhaustivo. Y esto es crucial en el caso de contenidos basados en datos, que deben estar respaldados por fuentes de confianza y actualizadas.

La atribución del contenido a fuentes reputadas y la descripción de la metodología son indicadores de contenidos bien investigados y que inspiran confianza.

Sus guías han tenido una acogida espectacular entre nuestros clientes. Además, han posicionado en el top 3 de Google en menos de 6 meses, y con una de ellas estamos captando un 10% más de leads al mes.

Vicente Solsona, fundador & CPO en Declarando

Artículos más populares sobre creación de contenidos

Las oportunidades, igual que los contenidos, se crean.

¿Quieres una propuesta para empezar? Danos un silbido y trazaremos un plan.